MRKH: Hacer la Transición a Atención Ginecológica para Adultas

MRKH butterfly in hands¡Felicitaciones! Estás preparándote para la transición a atención ginecológica de rutina para adultas. Es normal sentirte un poco nerviosa por este cambio al principio, especialmente si has seguido a tu ginecólogo adolescente por un rato. Como una mujer, tendrás que trabajar con un ginecólogo que conozca MRKH o que quiera aprenderlo y pueda abordar tus preguntas de salud sexual.

Sistemas de salud varían en centros diferentes por todo los Estados Unidos. Algunos proveedores de ginecología adolescente atienden a pacientes hasta que tienen 18, 21 o 25 años y luego recomiendan a un ginecólogo para un seguimiento en otro hospital académico para adultos o en una consulta comunitaria. Otros ginecólogos proveen atención por toda la vida de una mujer, permitiéndote que recibas atención ginecológica en la misma consulta. Pero, hay una diferencia. Cuando eras más joven, tu(s) padre(s) o tutor(es) probablemente te acompañaba(n) durante tus citas médicas o ginecológicas. Como una adulta, tendrás que ver a un médico por ti misma. La cita se enfocará en ti, no en ti y tu(s) padre(s)/tutor(es).

A medida que pases de la adolescencia a la edad adulta, es probable que:

  • Te encargues de retos nuevos y hagas más cosas por tu cuenta
  • Tengas más elecciones y opciones
  • Ganes un sentido nuevo de libertad y independencia
  • Te encargues de más responsabilidad de tu propia atención médica

Si tu(s) padre(s) o tutor(es) hubiera(n) estado concertando tus citas y comunicándose con tu ginecólogo, podrías sentirte incómoda al principio abogar por ti misma, pedir citas y comunicarte con el equipo médico directamente. Cuanta más responsabilidad que tomes de estas cosas, más fácil será y, claro, ¿quién más te conoce mejor? Un aspecto importante de convertirte en una adulta es establecer un sistema de apoyo que incluye a familia, amigos y proveedores de atención médica.

Personas que pueden ayudarte a hacer la transición de tu atención a un ginecólogo para adultas:

  • Tu pediatra y tu ginecólogo adolescente
  • Otro miembro de tu equipo ginecológico (enfermero y/o trabajador social)
  • Tu(s) padre(s) o tutor(es) – Pídeles que ayudarte a encontrar a un ginecólogo a quien tu plan médico cubra.
  • Un(a) hermano(/a) mayor o pariente
  • Una amiga con MRKH que ha pasado por el mismo proceso

No todos los ginecólogos tienen experiencias con el tratamiento de pacientes que tienen MRKH así que tendrás que preguntarle. Por ejemplo: podrías llamar al consultorio del médico y preguntarle a la persona que programa las citas si el ginecólogo ha atendido a mujeres que se diagnosticaron con MRKH. Otra manera de preguntar esto es, “¿Tiene Dr.__ (o alguien en su consulta) experiencia con el tratamiento de mujeres con ‘anomalías congénitas del tracto reproductivo?’”. También debes preguntarle si el ginecólogo puede proveer atención de fertilidad, significando que puede ayudarte si y cuando quieres aprender más sobre las opciones para formar una familia. Si no puedes encontrar a un ginecólogo que conoce MRKH o prefieres que tu médico de cabecera o enfermero calificado te atienda, puedes preguntarle si está dispuesto a aprender de MRKH. Luego, puedes darle información escrita sobre MRKH y haces que tu ginecólogo actual escriba un resumen sobre el curso de tu tratamiento hasta ahora.

Como una adulta joven que está acercándose a atención adulta (de ginecología y salud general), debes ser capaz de:

  1. Aprender de tu cobertura de seguro médico y el costo de tu copago y/o deducibles.
  2. Ponerte en contacto con el Departamento de Registros Médicos donde tienes tu atención ginecológica en este momento y firmar una forma de liberación para que se envíen tus historias médicas a tu nuevo ginecólogo (y proveedores de atención adulta, si procede) o recoger una copia y traer los documentos contigo a tu primera cita.
  3. Hacer una lista de todos los medicamentos que tomas y escribir las alergias que tienes (si procede).
  4. Crear una cronología breve de tu historia ginecológica/médica; es muy útil tener las fechas de diagnóstico, tratamiento, nombres de tus proveedores, etc. a tu alcance sin tener que buscar esta información.
  5. Saber los nombres y números de teléfono de todos tus proveedores de atención médica y luego guardar la información de contacto en tu celular o en algún otro lugar donde la información está fácilmente disponible.
  6. Agregar tus citas de ginecología (y otras citas médicas) a tu calendario.

Si tienes que cambiar o cancelar una cita ginecológica (o médica), asegúrate de llamar a la consulta con mucha antelación. Algunas consultas médicas te cobrarán por la visita a menos que les contactes 24-48 horas antes de la cita programada.

Completa esta encuesta corta y averigua si estás cerca de manejar tu propia atención ginecológica y médica.

  • Puedo explicar MRKH (y otras condiciones médicas que tengo) a mis proveedores ginecológicos y médicos. (Si no, es muy útil proporcionarles a tus proveedores ginecológicos y médicos una copia de la guía de MRKH para proveedores de atención médica.)
  • Sé los nombres y números de teléfono de todos mis proveedores de atención médica.
  • Hago preguntas durante mis citas ginecológicas y médicas.
  • Sé qué medicamentos que tomo y tengo una lista que traigo a mis citas ginecológicas y médicas. Les cuento a mis proveedores cuando dejo de tomar cierto(s) medicamento(s) y cuando empiezo un(os) medicamento(s) nuevos.
  • Me siento cómoda cuando contesto las preguntas que mi ginecólogo y otros proveedores médicos hacen.
  • Puedo programar mis citas ginecológicas y médicas por mi misma y tengo una manera de vigilarlas para no perderme citas.
  • Comprendo la cobertura de mi seguro médico y cuánto es mi copago para servicios médicos diferentes.
  • Sé dónde está y cómo obtengo una copia de mis historias médicas.
  • Puedo llegar a mis citas ginecológicas y otras citas médicas por mi misma.
  • Sé dónde se llena mi receta y he llamado a la farmacia cuando he tenido preguntas o necesitado repuestas.

Si marcaste todas o la mayoría de las afirmaciones: Ya estás encargándote de responsabilidades adultas y estás preparada para hacer la transición de tu atención ginecológica/médica a proveedores adultos. Habla con tu ginecólogo actual sobre un plan de transición.

Si marcaste más de una mitad de las afirmaciones: ¡Estás en camino! Estás tomando activamente muchas responsabilidades nuevas con respecto a tu atención ginecológica y médica. Escoge algunas más responsabilidades para completar antes de tu próxima cita. Comienza a hablar de la transición con tu proveedor de ginecología.

Si marcaste menos de una mitad de las afirmaciones: Ahora es un buen momento para empezar a encargarte de más responsabilidades de la lista y practicarlas durante tu próxima cita. Si necesitas ayuda, pide a un padre, amigo, trabajador social, enfermero o médico.

No comments:

Post a Comment