I have heard from a few people that the herbal supplement mugwort interferes with birth control or makes it less effective. I tried looking it up, but I couldn’t find anything. Is this true?

Mugwort grows in the form of a weed and is considered to be an herbal supplement. Some people may use mugwort for cooking, but it has also been recommended as  a treatment for low energy, among other complaints.. Recently, there have been claims that mugwort helps reduce cramping and menstrual symptoms, and may help women become pregnant. Unfortunately, there isn’t a lot of science to back up these claims. If you’re thinking of starting a new medication, vitamin, or supplement, it’s super important to talk to your doctor first! The world of vitamins, supplements, and medications is a big one! You never know what could interact with each other or what you might be allergic to. The best thing to do is have a conversation with your health care provider (HCP) and learn more about what you might be taking.

Depresión

depressed girl

La depresión es una enfermedad psicológica que afecta tus sentimientos, comportamientos y pensamientos. Puedes sentir tristeza o enojo, falta de energía, desesperanza o inutilidad, o tener pensamientos tristes sobre tu vida o sobre ti. Puedes llegar a sentir que tu vida no vale la pena, o pensar en hacerte daño. La depresión también afecta tu salud física: puedes tener dolores en todos lados, o en zonas específicas como el estómago. Puedes sufrir dolores de cabeza, tener problemas para dormir, comer, o concentrarte, o quizá no puedas precisar qué es lo que te entristece.

 ¿Quién se deprime?

La depresión afecta a niños, adolescentes y adultos de todas las edades. Nadie sabe el número exacto de adolescentes que sufren de depresión, pero sí sabemos que afecta a un gran número de adolescentes tanto hombres como mujeres, de cualquier raza o grupo étnico. A veces es el resultado de una situación estresante o triste, y a veces aparece cuando menos lo esperas. Es importante comprender la diferencia entre sentirse triste, que incluye sentimientos típicos experimentados por todos en algún momento, y estar “clínicamente deprimido”.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión clínica?

Puedes:

  • Sentirte triste o “vacía/o” la mayor parte del tiempo. Estos sentimientos pueden ir o venir, pero duran al menos dos semanas.
  • No tener ganas de hacer actividades que solías disfrutar como, practicar deportes, reunirte con amigos, o estudiar. Divertirse puede ser más difícil que antes.
  • Sentirte enojada/o la mayor parte del tiempo (te enervas con facilidad), o puedes enojarte o perder tu temperamento más fácilmente.
  • Sentirte cansado/a o tener menos energía, o puedes estar inquieto/a o tensa/o.
  • Notar cambios en tus hábitos de comida. Puedes comer más o menos que antes de que empezaras a sentirte deprimida/o.
  • Tener cambios en tu sueño, ya sea dormir mucho más o mucho menos que antes; y/o puedes tener problemas para dormirte o despertarte.
  • Sentir dificultad para mantener la concentración y tomar decisiones.
  • Sentirte mal sobre ti o cualquier cosa que hagas.
  • Sentirte culpable frecuentemente sobre lo que haces o no.
  • Sentir que nada mejorará.
  • Tener pensamientos sobre no querer vivir o querer lastimarte, o puedes haber intentado hacerte daño.
  • Consumir drogas o alcohol, o tener comportamientos riesgosos.

¿Cómo sé si estoy deprimida o simplemente triste?

A veces es normal sentirse deprimido/a o triste. Sin embargo, si tienes todos o algunos de los síntomas de arriba la mayor parte del tiempo por al menos dos semanas, podrías tener depresión. Si estás deprimida/o, puedes o no notar cambios en ti, pero generalmente la gente cercana a ti notará un cambio. Del mismo modo, si alguien cercano a ti está realmente deprimido/a, puedes notar un gran cambio en el comportamiento y humor de esa persona.

No hay exámenes de laboratorio que prueben que sufres depresión, como los hay para enfermedades como infección de garganta o diabetes. Sin embargo, si crees poder estar deprimida/o, vale la pena hablar con alguien sobre ello. Un profesional entrenado para comprender la depresión, como tu médico/a o consejero/a, podrá hacerte preguntas adecuadas que le ayuden a decidir si estás atravesando un período de tristeza o si sufres de depresión.

¿Cuáles son los efectos de la depresión?

La depresión tiene muchos efectos diferentes y poderosos.

La depresión puede:

  • Hacer más difícil la actividad en el trabajo o en la escuela.
  • Dificultar hacer y mantener amistades. También puede hacer difícil llevarse bien con la familia.
  • Afectar tu salud física. Por ejemplo, puedes sentirte cansado/a o decaído/a todo el tiempo.
  • Hacer que sientas tentación de inclinarte por las drogas, el alcohol o el sexo como forma de escapar de tus sentimientos.
  • Hacerte sentir muy enojada/o y hacer que actúes de maneras que puedan causarte problemas, como, gritar o pelear.
  • Causar problemas de atención, lo que puede conducir a tener accidentes de auto y otros errores.
  • Conducir a heridas serias y suicidio si no es tratada.

¿Qué causa la depresión?

  • Nadie sabe con certeza qué causa la depresión. Lo más importante para tener en cuenta es que si te vuelves depresivo, no es tu culpa. Es muy probable que la depresión sea producida por una combinación de factores, algunos relacionados con químicos en tu cerebro y otros con lo que esté ocurriendo en tu vida. Algunos de los factores que pueden ponerte en riesgo de depresión son:
  • Genética – si hay personas en tu familia que sufren de depresión, puedes tener genes similares y ser más propensa/o a deprimirte.
  • Problemas familiares – una pérdida grande en la familia o problemas entre miembros de tu familia pueden hacer que te sientas deprimida/o.
  • Sentirte mal sobre ti misma/o – si eres constantemente menospreciada/o, abusada/o, o descuidada/o, o si tienes dificultades en la escuela u otras actividades, puedes ser más propensa/o a sentirte deprimida/o.
  • Sentirte sola/o – sentir que eres diferente o que tu familia y amigos no te entienden o apoyan, puede hacerte sentir deprimida/o. Algunos ejemplos de gente que se siente sola o aislada de otros son adolescentes que acaban de romper con un novio o novia, adolescentes con problemas médicos, o adolescentes cuyos padres o familiares están atravesando un momento difícil. Los adolescentes que se identifican con LGBTQ+ y que pueden estar lidiando con comunicarlo a sus amigos o familia, o sufriendo “bullying” u otros comportamientos abusivos como resultado de su identidad, pueden ser especialmente susceptibles a la depresión.

Estos son sólo algunos ejemplos, pero hay muchas circunstancias que pueden conducir a la depresión. Puedes experimentar muchas de estas cosas y aun así no sentirte deprimida/o; o puedes no tener ninguno de estos problemas, pero sentirte deprimida/o.

Es importante hablar con alguien calificado para que te ayude, si sospechas estar deprimida/o. Un adulto de confianza como, padres, tutores, maestras/os, consejeras/os, enfermeras/os, médicas/os o clérigos, pueden ayudarte a encontrar a la persona adecuada. Tu compañía de seguro médico tiene un listado de profesionales de salud mental organizado por especialidad, de modo que puedes pedir un consejero que trabaje con adolescentes. Si en algún momento piensas en hacerte daño, es de suma importancia que se lo digas a alguien inmediatamente y que obtengas ayuda para mantenerte a salvo. Siempre puedes llamar al 911 o ir a una sala de emergencias.

¿Qué debo hacer si estoy deprimida?

Si piensas que estás deprimida/o, puede ayudar contarle a una amiga/o, pero también es muy importante hablar con tus padres o un adulto con quien te sientas cómoda/o. Los amigos son geniales para hablar y con frecuencia muy útiles, pero cuando se trata de consejos sobre temas serios, especialmente sobre seguridad, es importante hablar con un adulto. Si no te sientes cómoda/o contándole a un adulto que estás deprimida, podrías pedirle a un/a amigo/a que te acompañe cuando hables con alguien, o que te ayude a encontrar a alguien de confianza.

Adultos con los que podrías sentirte cómoda/o contándoles sobre estar deprimida:

  • Padres, tutor u otro pariente adulto
  • Maestro/a o entrenador/a
  • Consejero/a escolar
  • Médica/o
  • Ministro, sacerdote, rabino u otro clérigo

Cualquiera de estos adultos debería poder ayudarte a encontrar a un profesional que trabaje y trate adolescentes con depresión. Si le cuentas a alguna de estas personas y no pueden encontrar a alguien que te ayude, díselo a alguien más. ¡Tú conoces tus sentimientos mejor que nadie! A veces hasta a los adultos les cuesta aceptar que un/a adolescente esté deprimido/a, o quizá no sepan qué hacer.

Si lidiar con algo te está costando más de lo normal, por hasta dos semanas, es importante que hables con alguien. Reunirte con un/a consejero/a puede ayudarte a descifrar cómo lidiar con lo que estás experimentando.

¿Y si estoy pensando en hacerme daño?

¡A cualquier persona que tiene pensamientos o sentimientos sobre hacerse daño a si mismo se lo debería tomar en serio y ayudar a obtener ayuda profesional inmediatamente! El suicidio es la tercer principal causa de muerte en adolescentes y adultos jóvenes, pero puede prevenirse con una intervención apropiada y un tratamiento temprano. Es importante darse cuenta lo serio que es tener pensamientos sobre suicidio o hacerse daño. Cuando una persona está muy deprimida, no puede pensar con claridad y puede confundirse o tomar decisiones apresuradas sobre qué hacer. Si alguna vez te sientes así, por favor díselo a uno de tus padres, adulto de confianza o amigo, o alguien más que pueda conseguirte ayuda INMEDIATAMENTE. Si no puedes encontrar a alguien que te ayude, o la persona adulta no sabe que hacer, llama a la sala de emergencias local o al 911. También puedes llamar a la Red Nacional de Prevención del Suicidio: +1-888-628-9454

https://suicidepreventionlifeline.org/help-yourself/en-espanol/

Debes recordar que hacerte daño nunca es lo correcto, y que hay gente que puede ayudarte.

¿Qué debería hacer si creo que uno de mis amigos/as está deprimido/a?

Si crees que tu amigo/a está deprimido/a, deberías intentar que hable con un adulto, ya sea un padre, consejero escolar o profesional de la salud. Si tu amigo/a no buscara ayuda, deberías hablar con un adulto de confianza. Esto es de suma importancia si tu amigo/a les ha dicho a ti o a otro amigo cercano que no quiere vivir más.

Quizá te preocupe que a tu amigo vaya a disgustarle que le hayas dicho a un adulto. De hecho, quizá te haya pedido que no le digas a nadie. Sin embargo, debes recordar que es mejor para tu amigo/a estar enojado contigo por decirle a alguien, que posiblemente hacerse daño a sí mismo.

¿Cómo se trata la depresión?

Hay varios tipos de tratamiento para la depresión. La decisión sobre el tratamiento adecuado para ti depende de cuántas dificultades tienes, qué opciones de tratamiento están disponibles para ti, los sentimientos de tu familia sobre cómo estás lidiando con la depresión, y las recomendaciones de tu médica/o.

  • Terapia: la terapia (a veces denominada psicoterapia) puede ayudar con la depresión. Se trata de hablar sobre tus pensamientos, sentimientos y comportamientos en un espacio confidencial. Esto quiere decir que el terapeuta no puede decirle a nadie lo que ustedes hablaron, a menos que tú o alguien más esté en peligro. Hablar con un terapeuta puede ayudarte a darte cuenta de que alguien más entiende cómo te sientes y que no estás sola/o. Cuando hablas con un terapeuta sobre tus sentimientos, aprendes a comprenderte a ti misma/o mejor y a encontrar nuevas estrategias para manejar tus síntomas. Cuando sufres de depresión, no es extraño ver tu vida de manera distorsionada. Por ejemplo, puedes pensar que no eres suficientemente buena/o, que no les caes bien a los demás, o que eres la causa de lo malo que está sucediendo. Un terapeuta puede ayudarte a ver estas situaciones de manera diferente. Reunirte con un terapeuta también puede ayudarte a encontrar formas para lidiar con tu depresión y a comprender mejor lo que está pasando en tu vida. La terapia puede desarrollarse de diferentes maneras. Puede hacerse con un grupo de adolescentes, que se llama “terapia de grupo”; con un adolescente y su familia, que se llama “terapia familiar”; o sola/o con el terapeuta, que se llama “terapia individual”. A veces un adolescente participará en más de un tipo de terapia a la vez, o comenzará con un tipo y luego cambiará a otro. Recuerda que tu terapeuta está buscando lo mejor para ti.
  • Medicamentos: si tu depresión está causando serios problemas en tu vida, o si sientes que la terapia no está ayudando lo suficiente, tu médico/a puede sugerir medicamentos. Las sustancias químicas cerebrales son responsables por algunos síntomas de la depresión. Para muchas personas con depresión, tomar medicamentos ayuda a cambiar los niveles de estas sustancias químicas. A veces, el terapeuta podrá recetar medicamentos, si es un doctor, psiquiatra o enfermera/o especializada/o. Otros terapeutas, como trabajadores sociales clínicos o psicólogos no pueden recetar medicamentos, pero pueden derivarte a un/a médico/a de salud mental que sí puede. Si esto sucede, normalmente continuarás con tus sesiones de terapia con tu terapeuta, y verás al médico/a que receta tus medicamentos con menor frecuencia. Hay muchos diferentes tipos de medicamentos para tratar la depresión, y es importante reconocer que a veces tienes que tomar la medicación por varias semanas antes de notar cambios en tus síntomas. Si decides continuar con la medicación, no quiere decir que tendrás que tomarla por el resto de tu vida. Una vez que te sientas mejor por un tiempo, tu terapeuta y tu médica/o pueden hablar sobre bajar la dosis o parar la medicación. Recuerda que, aunque te sientas mejor, siempre debes hablar con tu médica/o antes de hacer cualquier cambio con tu medicamento. Te puede inquietar tomar medicamentos para la depresión, o te puede preocupar lo que otra gente piense sobre eso. Pero a muchas personas, tomar medicamentos les ha resultado útil. Es muy probable que conozcas y respetes a alguien (ya sea un maestro/a, padre, o amigo/a) que también usa medicamentos para la depresión. Tomar medicamentos para la depresión es igual que tomar medicamentos para un problema físico – es sólo una forma de ayudarte a mejorar. 
  • Programas diarios y hospitales. Si te pones tan deprimido que tienes problemas para seguir tu vida diaria, o si tienes pensamientos sobre hacerte daño, quizá necesites más ayuda que lo que las sesiones de terapia regular pueden ofrecerte. En este caso, puedes ingresar en un programa diario o un hospital. En un programa diario, llegas por la mañana y pasas el día en terapia, charlas grupales y actividades con un profesional de la salud mental y otros pacientes. En un hospital, recibes cuidado profesional todo el día y por la noche. Ambos tratamientos pueden ser de mucha ayuda para adolescentes que están severamente deprimidos. A veces éstas son opciones cuando te sientes deprimida/o por primera vez, o cuando has estado muy deprimida/o por un tiempo y la situación no ha mejorado. Un hospital es un lugar donde puedes obtener mucho apoyo y donde profesionales de la salud mental pueden mantenerte a salvo. Los programas de los hospitales tienen actividades programadas para ayudarte a comprender tus emociones y determinar cómo controlar los problemas en tu vida. Con frecuencia, tu familia estará involucrada en tu estadía en el hospital y tendrá la ayuda necesaria también.

Estrategias que pueden ayudar con la depresión:

Una vez que te han diagnosticado con depresión y estás comenzando (o considerando) algún tipo de tratamiento es importante tener una variedad de estrategias que te ayuden a lidiar con tu vida diaria.

  1. Hablar con un familiar o amigo sobre tus sentimientos puede ser útil. A veces a veces las personas en tu vida pueden parecer muy ocupadas y puedes pensar que tus sentimientos no son lo suficientemente importantes para quitarles su tiempo, pero ¡lo son! Es útil determinar cuándo tu familiar/amiga/o está disponible para pedirles que hagan lugar para hablar contigo.
  2. Trata de mantenerte al día con tus actividades diarias, aún cuando no te sientas al 100%. Asegúrate de hacer al menos una cosa al día que disfrutas, e incluye en tu rutina actividades que te ayudan a relajarte. Seguir una rutina, en lo posible, es de suma importancia si estás deprimida/o.
  3. Comer sano y mantenerte activa/o puede ayudarte a mejorar tu estado de ánimo. Trata de hacer algún tipo de actividad física por al menos 30 minutos, 3 a 4 veces a la semana. También es importante mantener un horario regular de sueño.
  4. Llevar un diario sobre tus emociones, dibujar y escribir poesía son algunos ejemplos de actividades que pueden gustarte para expresarte. Normalmente, poder expresar tus sentimientos mejorará cómo te sientes. Trata de hacer una lista de estrategias que funcionan bien para ti, y guárdala en algún lugar de fácil acceso.

¿Hay algún servicio que me ayude en la escuela?

Sí. Habla con tu(s) maestro(s) o consejero así pueden ayudarte a identificar servicios específicos que te ayudarán a tener éxito en la escuela. También podrán decirte si calificas para los servicios bajo el ADA – Ley para americanos con discapacidades. Esta ley obliga a todas las escuelas (y lugares de trabajo) en los Estados Unidos a proveer adaptaciones para personas que viven con discapacidades, así pueden llevar adelante su tarea escolar y obligaciones de trabajo. Existe un plan que las escuelas pueden establecer, llamado “plan 504”, para asegurar que estés obteniendo ayuda extra como, tiempo extra en exámenes o tareas, o incluso un horario modificado para que no te atrases. También hay algo llamado Plan de Educación Individual o IEP que puede ayudar, dependiendo de otros factores. ¡Sé tu propio defensor y no tengas miedo de reclamar lo que necesitas! Tus maestros te conocerán mejor y podrán hacer un plan personalizado contigo.

¿Qué más necesito saber?

La depresión es más común de lo que se cree y la mayoría de la gente que recibe tratamiento para la depresión se mejora. Lamentablemente, muchas personas que sufren depresión no piden ayuda. Algunas personas piensan que buscar un tratamiento es un signo de debilidad. Otros tienen miedo de que se los vea como “locos” por ver a un terapeuta o tomar medicamentos. Algunos sienten que sus pensamientos y sentimientos no son lo suficientemente importantes para preocupar a otros, o que no son asunto de nadie más. ¡No dejes que estos pensamientos se pongan tu camino! La depresión es real y con ayuda PUEDES mejorarte.

Recuerda que eres una persona valiosa que merece ser escuchada y comprendida. Elegir buscar ayuda es el primer paso para superar la depresión y ser la mejor versión de ti misma/o. Si en algún momento sientes que podrías hacerte daño porque te sientes deprimida/o, DILE A ALGUIEN, llama al 911 o ve a la sala de emergencias más cercana.
A veces, las personas que conviven con la depresión pueden experimentar pensamientos de suicidio, muerte o auto lesión. Si alguna vez te sientes así, por favor diles a tus padres, adulto de confianza o amiga/o, y ve a la sala de emergencia más cercana. También puedes llamar a esta línea de ayuda.

Red Nacional de Prevención del Suicidio:
+1-888-628-9454
www.suicidepreventionlifeline.org

Endometriosis: Preguntas Frecuentes Sobre la Píldora Anticonceptiva oral

¿Necesito un examen pélvico antes de tomar la píldora anticonceptiva oral?

No. Aunque es importante que las mujeres se revisan como parte de su atención médica general, no se necesita un examen pélvico para las mujeres con endometriosis para iniciar píldoras anticonceptivas orales.

¿Tendré problemas para quedar embarazada después de usar la píldora anticonceptiva oral?

No hay ningún cambio en la fertilidad con el uso de la píldora anticonceptiva oral. La píldora no daña los ovarios ni el útero. Sin embargo, si tu ciclo menstrual era irregular antes de empezar a tomar la píldora, es probable que tus ciclos menstruales serán irregulares de nuevo cuando dejes de tomarlo.

¿La píldora anticonceptiva oral causa defectos congénitos?

No. La píldora no causa defectos congénitos ni afecta a la salud de los niños futuros.

¿La píldora anticonceptiva oral causa cáncer?

La píldora te protege contra el cáncer de los ovarios y el cáncer del revestimiento del útero. Una mujer tiene la mitad de las probabilidades de contraer cáncer de útero u ovarios si toma la píldora. La mayoría de los expertos creen que tomar píldoras anticonceptivas orales no causa ningún riesgo mayor de desarrollar el cáncer de seno. Incluso si tienes antecedentes familiares de cáncer de seno, todavía puedes tomar la píldora.

¿Cuánto tiempo puedo estar en anticonceptivos orales?

Es seguro estar puesto y tomando la píldora durante años y hasta décadas, sea para regular tu ciclo menstrual, tratar tus calambres, como uso de reemplazo hormonal, o anticonceptivos. Es importante estar puesto en tratamiento hormonal para la endometriosis hasta que estés listo para quedar embarazada, para que la enfermedad no progrese.

¿Necesito tomarme un descanso de la píldora?

No hay ninguna razón médica que necesitas para tomar un “descanso” de la píldora.

¿Adónde va la sangre?

Cuando estás puesto en la píldora continuamente, el revestimiento de tu útero no se acumula. Por lo tanto, no tendrás tu ciclo menstrual y no sangraras. Es probable que tengas manchas o sangrado si tomas la píldora tarde, u olvidas a tomarla.

¿Puedo fumar si estoy tomando la píldora?

NO es seguro fumar y tomar anticonceptivos orales a la misma vez. Fumar aumenta drásticamente el riesgo de enfermedades cardíacas, incluyendo coágulos sanguíneos y accidentes cerebrovasculares.

¿Qué pasa si también estoy usando la píldora anticonceptiva oral para el control de la natalidad?

Si también estás tomando la píldora anticonceptiva oral para el control de la natalidad, debes saber que las píldoras anticonceptivas orales no te protegen de las enfermedades de transmisión sexual. Los condones ayudan a prevenir la mayoría de las enfermedades de transmisión sexual, y también son un método de control de la natalidad importante si te pierdes más de una píldora seguida, o si estás enferma y vomitando. Todos estos factores pueden disminuir la eficacia de la píldora. Cada vez que recibas un medicamento nuevo, pregunta si cambia la eficacia de tu píldora anticonceptiva oral.

¿Qué pasa si olvido tomar 2, o más píldoras anticonceptivas orales combinadas siendo sexualmente activa?

Si has tenido relaciones sexuales durante el tiempo en que has faltado tus píldoras y no usas condones, habla con tu equipo de ginecología acerca de, si debes usar anticonceptivos de emergencia. Si tu tienes 15 años o más, puedes comprar “Plan B” sin receta médica. Si tu eres menor de 15 años, necesitarás una receta de tu proveedor de atención médica.

¿Cómo hablo con mis padres acerca de tomar la píldora?

Si estás tomando píldoras hormonales para el tratamiento de la endometriosis, tus padres pueden tener algunas preocupaciones acerca de que estés tomando una píldora que también se llama la “píldora anticonceptiva”. Es mejor hablar abiertamente con ellos sobre cómo la píldora detendrá tus ciclos menstruales, ayudará a reducir el dolor pélvico, y otras molestias que puedas tener. Si tus padres tienen inquietudes, pídales que lean nuestra guía de salud “Píldoras anticonceptivas: Una guía para padres”.

¿Cómo hablo con mis amigos acerca de tomar la píldora?

Es posible que no quieras decirles a tus amigos que estás tomando píldoras hormonales para el tratamiento de la endometriosis. Tu “mejor amigo o amiga” de hoy pueda no ser tu “mejor amigo o amiga” mañana, y a veces los amigos pueden decir o hacer cosas que hieren tus sentimientos. Dado que las píldoras hormonales también se utilizan como un tipo de anticonceptivo, alguien que está escuchando que tu estás tomando “la píldora” puede asumir es porque estás teniendo relaciones sexuales. Cuando se trata de eso, realmente no tienes que decirle a nadie excepto a tu equipo de ginecología sobre tu tratamiento médico. Aunque no hay nada de sentirse avergonzada, a menudo es una buena idea que mantengas tu píldora como un asunto privado.

La píldora hace mucho más que prevenir el embarazo. Las adolescentes y las mujeres jóvenes con frecuencia son recetadas la píldora anticonceptiva oral sólo por sus beneficios médicos. Es un tratamiento muy seguro y eficaz para muchos tipos de problemas médicos además de la endometriosis incluyendo; ciclos menstruales irregulares, calambres menstruales, acné, y síndrome premenstrual.

MRKH: Hacer la Transición a Atención Ginecológica para Adultas

MRKH butterfly in hands¡Felicitaciones! Estás preparándote para la transición a atención ginecológica de rutina para adultas. Es normal sentirte un poco nerviosa por este cambio al principio, especialmente si has seguido a tu ginecólogo adolescente por un rato. Como una mujer, tendrás que trabajar con un ginecólogo que conozca MRKH o que quiera aprenderlo y pueda abordar tus preguntas de salud sexual.

Sistemas de salud varían en centros diferentes por todo los Estados Unidos. Algunos proveedores de ginecología adolescente atienden a pacientes hasta que tienen 18, 21 o 25 años y luego recomiendan a un ginecólogo para un seguimiento en otro hospital académico para adultos o en una consulta comunitaria. Otros ginecólogos proveen atención por toda la vida de una mujer, permitiéndote que recibas atención ginecológica en la misma consulta. Pero, hay una diferencia. Cuando eras más joven, tu(s) padre(s) o tutor(es) probablemente te acompañaba(n) durante tus citas médicas o ginecológicas. Como una adulta, tendrás que ver a un médico por ti misma. La cita se enfocará en ti, no en ti y tu(s) padre(s)/tutor(es).

A medida que pases de la adolescencia a la edad adulta, es probable que:

  • Te encargues de retos nuevos y hagas más cosas por tu cuenta
  • Tengas más elecciones y opciones
  • Ganes un sentido nuevo de libertad y independencia
  • Te encargues de más responsabilidad de tu propia atención médica

Si tu(s) padre(s) o tutor(es) hubiera(n) estado concertando tus citas y comunicándose con tu ginecólogo, podrías sentirte incómoda al principio abogar por ti misma, pedir citas y comunicarte con el equipo médico directamente. Cuanta más responsabilidad que tomes de estas cosas, más fácil será y, claro, ¿quién más te conoce mejor? Un aspecto importante de convertirte en una adulta es establecer un sistema de apoyo que incluye a familia, amigos y proveedores de atención médica.

Personas que pueden ayudarte a hacer la transición de tu atención a un ginecólogo para adultas:

  • Tu pediatra y tu ginecólogo adolescente
  • Otro miembro de tu equipo ginecológico (enfermero y/o trabajador social)
  • Tu(s) padre(s) o tutor(es) – Pídeles que ayudarte a encontrar a un ginecólogo a quien tu plan médico cubra.
  • Un(a) hermano(/a) mayor o pariente
  • Una amiga con MRKH que ha pasado por el mismo proceso

No todos los ginecólogos tienen experiencias con el tratamiento de pacientes que tienen MRKH así que tendrás que preguntarle. Por ejemplo: podrías llamar al consultorio del médico y preguntarle a la persona que programa las citas si el ginecólogo ha atendido a mujeres que se diagnosticaron con MRKH. Otra manera de preguntar esto es, “¿Tiene Dr.__ (o alguien en su consulta) experiencia con el tratamiento de mujeres con ‘anomalías congénitas del tracto reproductivo?’”. También debes preguntarle si el ginecólogo puede proveer atención de fertilidad, significando que puede ayudarte si y cuando quieres aprender más sobre las opciones para formar una familia. Si no puedes encontrar a un ginecólogo que conoce MRKH o prefieres que tu médico de cabecera o enfermero calificado te atienda, puedes preguntarle si está dispuesto a aprender de MRKH. Luego, puedes darle información escrita sobre MRKH y haces que tu ginecólogo actual escriba un resumen sobre el curso de tu tratamiento hasta ahora.

Como una adulta joven que está acercándose a atención adulta (de ginecología y salud general), debes ser capaz de:

  1. Aprender de tu cobertura de seguro médico y el costo de tu copago y/o deducibles.
  2. Ponerte en contacto con el Departamento de Registros Médicos donde tienes tu atención ginecológica en este momento y firmar una forma de liberación para que se envíen tus historias médicas a tu nuevo ginecólogo (y proveedores de atención adulta, si procede) o recoger una copia y traer los documentos contigo a tu primera cita.
  3. Hacer una lista de todos los medicamentos que tomas y escribir las alergias que tienes (si procede).
  4. Crear una cronología breve de tu historia ginecológica/médica; es muy útil tener las fechas de diagnóstico, tratamiento, nombres de tus proveedores, etc. a tu alcance sin tener que buscar esta información.
  5. Saber los nombres y números de teléfono de todos tus proveedores de atención médica y luego guardar la información de contacto en tu celular o en algún otro lugar donde la información está fácilmente disponible.
  6. Agregar tus citas de ginecología (y otras citas médicas) a tu calendario.

Si tienes que cambiar o cancelar una cita ginecológica (o médica), asegúrate de llamar a la consulta con mucha antelación. Algunas consultas médicas te cobrarán por la visita a menos que les contactes 24-48 horas antes de la cita programada.

Completa esta encuesta corta y averigua si estás cerca de manejar tu propia atención ginecológica y médica.

  • Puedo explicar MRKH (y otras condiciones médicas que tengo) a mis proveedores ginecológicos y médicos. (Si no, es muy útil proporcionarles a tus proveedores ginecológicos y médicos una copia de la guía de MRKH para proveedores de atención médica.)
  • Sé los nombres y números de teléfono de todos mis proveedores de atención médica.
  • Hago preguntas durante mis citas ginecológicas y médicas.
  • Sé qué medicamentos que tomo y tengo una lista que traigo a mis citas ginecológicas y médicas. Les cuento a mis proveedores cuando dejo de tomar cierto(s) medicamento(s) y cuando empiezo un(os) medicamento(s) nuevos.
  • Me siento cómoda cuando contesto las preguntas que mi ginecólogo y otros proveedores médicos hacen.
  • Puedo programar mis citas ginecológicas y médicas por mi misma y tengo una manera de vigilarlas para no perderme citas.
  • Comprendo la cobertura de mi seguro médico y cuánto es mi copago para servicios médicos diferentes.
  • Sé dónde está y cómo obtengo una copia de mis historias médicas.
  • Puedo llegar a mis citas ginecológicas y otras citas médicas por mi misma.
  • Sé dónde se llena mi receta y he llamado a la farmacia cuando he tenido preguntas o necesitado repuestas.

Si marcaste todas o la mayoría de las afirmaciones: Ya estás encargándote de responsabilidades adultas y estás preparada para hacer la transición de tu atención ginecológica/médica a proveedores adultos. Habla con tu ginecólogo actual sobre un plan de transición.

Si marcaste más de una mitad de las afirmaciones: ¡Estás en camino! Estás tomando activamente muchas responsabilidades nuevas con respecto a tu atención ginecológica y médica. Escoge algunas más responsabilidades para completar antes de tu próxima cita. Comienza a hablar de la transición con tu proveedor de ginecología.

Si marcaste menos de una mitad de las afirmaciones: Ahora es un buen momento para empezar a encargarte de más responsabilidades de la lista y practicarlas durante tu próxima cita. Si necesitas ayuda, pide a un padre, amigo, trabajador social, enfermero o médico.

Is it normal to feel ashamed after masturbating? I tried to finger myself and it really hurt. When I pulled out my hands, there was a lot of blood. Did I hurt myself? I feel very ashamed.

First, what is masturbation? Masturbation is when a person touches or rubs their genitals. It’s completely normal for both men and women to masturbate. There is a stigma around masturbation, which can make people feel embarrassed and or ashamed. Some people feel that when they masturbate it’s a dirty or inappropriate activity. This is simply untrue, masturbation is a normal healthy part of sexual development. Since masturbation is only appropriate when done in private, it’s likely that many people just don’t talk about it or don’t want to talk about it, which creates this stigma.

There are many reasons why a girl might have bleeding during or after masturbation. First, it’s possible that you stretched out your hymen, which is a stretchy thin piece of tissue at the opening of the vagina. It also could be that your period is starting soon, so the blood is not from masturbation. Finally, it’s possible that you scratched the inside of your vagina. Remember, before you masturbate you should always wash your hands with soap and water first! This can prevent you from getting a vaginal infection. If the bleeding doesn’t get better, schedule an appointment with your health care provider (HCP).

Endometriosis: Píldoras Hormonales Continuas

El tratamiento hormonal combinado es muy eficaz para el tratamiento de la endometriosis. El tratamiento hormonal no “cura” la endometriosis, pero puede ayudar a controlar el dolor al detener los ciclos menstruales y evitar que la endometriosis empeore. El tratamiento hormonal, también conocido como “anticonceptivos orales” o “píldoras anticonceptivas” se utilizan por muchas razones que no sean para prevenir el embarazo.

¿Qué son exactamente las píldoras hormonales?

Píldoras hormonales contienen las hormonas estrógeno y progestina, que son similares a las hormonas que normalmente se producen por los ovarios. También hay otro tipo de píldora que contiene sólo una hormona, la progestina, y se llama la “píldora de progestina-sólo”, o la “mini-píldora”.

¿Hay diferentes tipos de píldoras hormonales?

Sí. Hay muchas píldoras hormonales diferentes que vienen en una gran cantidad de diferentes paquetes. Las formas y colores de los paquetes pueden ser diferentes, pero sólo hay dos categorías de píldoras: estrógeno combinado y píldoras de progestina, estos tienen estrógeno y progestina en ellos. Las píldoras de progestina -sólo solamente contienen progestina. Las píldoras hormonales vienen en un paquete de píldoras de 21 días o en un paquete de píldoras de 23, 24 o 28 días. Los paquetes de píldoras más comunes son el paquete de 21 días que contienen todas las píldoras hormonales. El paquete de 28 días contiene 3 semanas de píldoras hormonales y 1 semana de píldoras inactivas, cuales son conocidas como placebos.

¿Cómo sé si las píldoras hormonales son adecuadas para mí?

No todas deben tomar píldoras hormonales. Se te hará preguntas sobre tu historial médico, como si tu o alguien de tu familia tiene antecedentes de coágulos sanguíneos. Además, no te administrarán píldoras de estrógeno si tienes ciertos tipos de dolores de cabeza, también conocido como migrañas. Hay diferentes dosis de hormonas en diferentes píldoras hormonales. Tu ginecólogo puede recetarte una píldora solo con progestina, si hay una razón médica por la que no debes tomar estrógeno. Por favor, informa a tu equipo de ginecología si tienes: migrañas; antecedentes familiares de coágulos de sangre; o accidentes cerebrovasculares.

¿Hay otros beneficios médicos de tomar píldoras hormonales?

Sí. Si tú estás tomando píldoras hormonales continuamente sin píldoras inactivas entonces, probablemente tu no tendrás un ciclo menstrual. Las píldoras hormonales también reducen la probabilidad de contraer cáncer de endometrio, también conocido como cáncer del revestimiento del útero, cáncer de ovarios, y quistes ováricos. También reducen la probabilidad del desarrollo de ciertos bultos en los senos, te protegerá de la osteoporosis, y puede mejorar el acné.

¿Cuál es la diferencia entre píldoras hormonales “activas” e “inactivas”?

Las píldoras activas contienen medicamentos hormonales. Si tu paquete de píldoras tiene la forma de un rectángulo, las píldoras estarán en 4 filas, cuales tienen 7 píldoras en cada fila. Las píldoras activas están en las primeras 3 filas de su paquete de píldoras. Las píldoras inactivas están en la última fila del paquete de píldoras de 28 días y NO contienen medicamentos hormonales. Si tu paquete de píldoras es redondo, las píldoras estarán en un círculo. Las píldoras activas son las primeras 21 píldoras, las últimas 7 píldoras son inactivas, y por lo general son de un color diferente.

Si estás utilizando un paquete de píldoras de 21 días, todas las píldoras están activas. Cuando estás en tratamiento hormonal continuo para la endometriosis, tu tomarás una “píldora activa” todos los días en un patrón continuo.

¿Qué significa el uso “cíclico” y el uso “continuo”?

El uso cíclico significa tomar todas las píldoras en el paquete de 28 días, cuales son 21 píldoras activas más 7 píldoras inactivas; después continua a comenzar el siguiente envase. Este método resulta que los ciclos menstruales no se utilizan rutinariamente para el tratamiento de la endometriosis.

El uso continuo significa tomar píldoras de hormona activa todos los días sin un descanso. Si estás utilizando el paquete de píldoras de 28 días, tomarás 1 píldora activa al día durante 3 semanas, que equivale a 3 filas completas, y luego comenzarás tu siguiente paquete de píldoras. Tu no tomarás la última fila de píldoras inactivas, cuales se tiran a la basura. Si te recetan el paquete de píldoras de 21 días, termina todo el envase, las 3 filas, y luego comenzarás tu siguiente paquete de píldoras al día siguiente. No faltes u omites ningún día entre los paquetes de píldoras. Lo más probable es que no tengas un ciclo menstrual mientras tomas la píldora continuamente, a la misma hora todos los días, pero algunas mujeres experimentan sangramiento intercurrente. Tener hasta cuatro ciclos menstruales al año se considera normal en este método.

¿Cuáles son los efectos secundarios de las píldoras hormonales?

la mayoría de las mujeres jóvenes no tienen efectos secundarios al tomar píldoras hormonales, pero algunas pueden experimentar efectos secundarios. Cada tipo de píldora hormonal puede afectar a cada mujer o adolescente de manera diferente.

Manchas Menstruales: Puedes producir un sangramiento intercurrente entre ciclos menstruales mientras, tomando las primeras tres semanas de las píldoras hormonales, pero esto no es grave. Esto suele ocurrir durante los primeros dos o tres ciclos. Tu debes llamar al equipo de ginecología si el sangrado es más pesado que un flujo liviano, o dura más de un par de días. Es muy importante que tu tomes tus píldoras hormonales exactamente al mismo tiempo para mantener tus niveles hormonales en equilibrio. Esto reducirá la posibilidad de tener sangramiento intercurrente.

Náuseas: A veces puedes sentirte mareado o con náuseas, pero esto puede desaparecer si tomas la píldora con una comida o un refrigerio. Si las náuseas no desaparecen, el ginecólogo puede recetarte una píldora con menos estrógeno; u otro método que evita pasar por el sistema gastrointestinal, como el anillo hormonal vaginal.

Dolores de cabeza: Algunas mujeres pueden tener dolores de cabeza leves cuando comienzan a tomar tratamiento hormonal. Aunque los dolores de cabeza suelen ocurrir debido al estrés u otras razones, asegúrate de informar a tu equipo de ginecología si los dolores de cabeza son graves o si continúan.

Cambios en el estado de ánimo: Los cambios en el estado de ánimo o cambios de humor pueden ocurrir al tomar tratamiento hormonal. El ejercicio y una dieta saludable pueden ayudar, pero si no lo hacen, es posible que debes cambiar el tipo de píldora que estás tomando.

Acné: Por lo general, el tratamiento hormonal ayuda a curar el acné, pero algunas mujeres pueden contraer acné por unas píldoras particulares.

Peso: Algunas mujeres aumentan peso y algunas pierden peso; pero la mayoría de las mujeres se mantienen exactamente igual cuando están tomando el tratamiento hormonal. La píldora es “cero calorías” y no se ha demostrado que disminuya tu metabolismo.

Consejo: Si decides tomar la píldora por la mañana, asegúrate de que es en un momento en el que estarás despierto entre semana y los fines de semana. Ajusta la alarma de tu teléfono celular para recordarte a tomar tu píldora exactamente a la misma hora todos los días. Si llegas 20 minutos tarde, puedes sangrar o tener dolor.

Otros efectos secundarios: Los senos pueden sentirse sensibles o hinchados, el apetito puede aumentar y podrías sentirte hinchado.

Más a menudo, los efectos secundarios desaparecen dentro de los primeros 3 a 4 meses de tomar la píldora hormonal. Si los efectos secundarios son graves o si no desaparecen después de tres ciclos, el ginecólogo puede cambiarte a una píldora hormonal diferente o hablarte sobre otros tipos de tratamientos hormonales para la endometriosis.

¿Hay efectos secundarios graves que debería tener cuidado mientras tomo la píldora hormonal?

La mayoría de las mujeres jóvenes que toman píldoras hormonales tienen pocos o ningún problema. Sin embargo, si tienes algún de los siguientes problemas, vaya a la sala de emergencias más cercana inmediatamente.

  • Dolor abdominal grave.
  • Dolor torácico grave.
  • Tos o dificultad al respirar.
  • Dolor de cabeza grave.
  • Mareos, debilidad o entumecimiento.
  • Problemas oculares, como pérdida de visión o desenfoque.
  • Problemas en hablar.
  • Dolor intenso en las piernas, como en la pantorrilla o el muslo.

Is it normal to have pelvic pain after a pap smear (test)? I recently had my pap smear and I am experiencing pain similar to my period cramps.

Great question, thank you! A pelvic exam is the way your health care provider (HCP) examines your female organs and checks for any gynecological problems. A pap test (smear) are usually performed every couple of years with a pelvic exam. Pap test (smear) involves a special tiny brush (looks like a super tiny broom) that the doctor swipes across your cervical tissue to obtain a sample of cells. The sample is then sent off to a lab for testing, to look for early changes in the cervix, before they become cancer. Most girls will have a normal pap test and will only need a pap test (smear) every 3 years after their first one! It’s important to note, that if your pap test result is abnormal, it does not mean that you have cancer, but you will likely need some further testing. Pelvic exams are recommended in women over the age of 21 years old or earlier if they experience symptoms such as pain and or discharge. However, there might be other reasons why your doctor would recommend an exam before your 21st birthday, so if you have concerns speak with your health care provider (HCP).

It’s totally normal for women to experience a little bit of discomfort following a pelvic exam, especially if it’s their first one. It’s also common for women after a pap test to have mild cramping and/or light bleeding for a couple of days after a pap test (smear). These symptoms are common because the cervix is sensitive after the test. However, if you are experiencing moderate to heavy bleeding and or moderate to severe pelvic pain, call your health care provider (HCP).